Violencia Víal

El término Violencia Vial está relacionado con la conducción agresiva y hace referencia a una serie de acciones cometidas por automovilistas y que son motivadas por disputas con otros conductores o peatones, derivadas de problemas de tráfico como congestiones vehiculares en hora pico, factores que hacen explotar la ira o enojo de quienes se ven involucrados en ellos.

La violencia vial o conducción agresiva se considera normalmente como una reacción de impaciencia o egocentrismo vinculada a determinadas situaciones del tráfico o a determinadas acciones de otros conductores o peatones, las cuales son percibidas por el individuo en cuestión como agresivas o desmerecedoras respecto de su pericia en la conducción.

La violencia vial es también consecuencia de una sociedad invadida de estrés cotidiano, que afectan a los individuos ocasionándoles ansiedades o frustraciones que los colocan en seres con actitudes defensivas en todo momento hasta llegar al extremo de violentar a otros.

Se ha tardado más de un siglo en reconocer la tragedia humana existente en el tránsito y fue recientemente que se tomo conciencia mundial y en el año 2004, la Organización Mundial de la Salud (OMS) la declara como una pandemia.

Principales manifestaciones

Las principales manifestaciones de violencia vial o conducción agresiva son las siguientes:

  • Aceleraciones bruscas y arriesgadas.
  • Amenazar con una cercanía potencial de choque entre un coche y otro.
  • Entradas y salidas rápidas de la calzada.
  • Formar congestión vehicular bloqueando accesos de autopistas o arterias importantes.
  • Tocar la bocina del automóvil excesivamente.
  • Gestos obscenos con las manos.
  • Amenazas y exabruptos verbales.
  • Agresión física al automóvil de otra persona con objetos como palospiedras, o con las mismas manos.
  • Peleas físicas en plena vía a mano limpia o con armas.
  • Amenaza con arma de fuego.
  • Llevar a cabo una persecución para cobrar venganza por una provocación.

Consecuencias

Los casos más extremos terminan en lesiones físicas de distinta gravedad. Para prevenir posibles agresiones, muchos conductores optan por bloquear las puertas de sus vehículos mientras conducen en congestiones vehiculares.

La violencia vial está considerada un delito grave, ya que se pone en peligro la integridad física de las personas; sin embargo, las penas que reciben los agresores son de grado menor, como multas o presidio leve, a no ser que existan lesiones a terceros o en el caso de lesiones fatales u homicidios.

Los datos de la OMS señalan que cada año, más de 1.300.000 personas fallecen como consecuencia de siniestros en el tráfico y más de 50 millones de personas sufren traumatismos. Más del 90% de las víctimas mortales corresponde a países de ingresos bajos y medianos que tan solo tienen 48% de los vehículos del mundo y cerca de la mitad de los fallecidos en las vías del mundo, son usuarios vulnerables de éstas: los peatones, ciclistas y usuarios de vehículos de motor de dos ruedas y pasajeros de medios de transporte inseguros. Representan uno de los más graves problemas de salud pública a nivel mundial provocando graves costes económicos y sociales sin olvidar los dramas humanos imposibles de cuantificar.

La Violencia Vial es la primera causa de muerte violenta en el mundo generando más víctimas y familias damnificadas que las mismas guerras y muchas más que los ataques terroristas.

La violencia Vial también es la primara causa de muerte de los jóvenes entre 18 y 30 años en el mundo.

s