voces-de-victimas

Las Voces de las Víctimas

Heidy Arce Sibaja

chris_g

Mi nombre es Heidy Arce Sibaja, soy la madre de Christopher Lang A.

Su padre Mario Lang , su hermano Frederick y su esposa Rebecca, su hermana Melissa, su esposo Felipe y sus hijas Sara y Emma. Su esposa Jamie Lizano, sus dos hijos : Sofía y Noah.

El 14 de marzo de 2010, en Tres Rios, Cartago, Costa Rica, Chris entrenaba como frecuentemente lo hacia, era domingo como las 7 y 30 de la mañana, un joven de 31 años, con otra manera de vivir, profesional también, venia de una fiesta, ebrio, a toda velocidad, fue contra Chris dándole muerte instantáneamente, el joven ni siquiera se entero de haber atropellado a alguien, siguió su camino, algunos de los ciclistas que transitaban ese día decidieron seguirlo, con gran dicha de que algunos kilómetros adelante se daba un un reten de la policía de tránsito y fue detenido;
Los jóvenes ciclistas llegaron a tiempo para informar que este sujeto había atropellado y dado muerte a un ciclista, kilómetros atrás.

Era domingo, preparaba el desayuno; y tenía de visita por dos semanas a mi hijo Frederick y su esposa Rebecca, quienes están en el extranjero estudiando para una especialidad en Oftalmología. También estaba mi hija Melissa ( quién vive al lado de mi casa, ) y su hija Sara, ( una bebé de un año y medio). Eran como las 7 y 30 , no lo recuerdo exactamente; cuando un joven llamo por teléfono, preguntando por el hermano de Christopher Lang y eso me extraño pues Frederick estaba de visita y la persona que preguntaba ni siquiera sabía como se llamaba; yo le dije que para que lo necesitaba que él estaba durmiendo aún, y me dijo que era algo de unos papeles.

Yo le dije que yo era su mama que si podía ayudarle con mucho gusto lo haría. Este joven me dijo que había un accidente en Tres Ríos por Pasoca (una tienda conocida en ese sector ) nada más y me corto. Yo les dije a los que estaban acompañándome a preparar el desayuno, creo que algo le paso a Chris. Y como un remolino todos se movieron y sintieron algo; Rebecca llamo a Fred y le dijo que a Chris le había pasado algo. Fred se levantó se vistió con lo que primero encontró y junto con Rebecca se fueron en motocicleta , lo más rápido que pudieron.

Mi hija Melissa fue a poner a Sara en la silla para bebe de nuestro carro, y cuando la vi ella sacó su carro y también salió tan rápido como pudo. Y me dijo que nosotros manejábamos muy despacio. Así que ella se iba sola. Vivimos en San Rafael de Heredia, a unos 45 minutos en automóvil, hasta Tres Rios. Y llamaba, y llamaba a Fred o Rebecca y no me respondían, hasta que veinte o treinta minutos después, me contesto Rebecca y solo la escuche decir “Chris no Chris no”. Y supe que mi hijo mayor, mi primogénito, mi pequeño, había partido. ( y digo esto porque escribo, y recuerdo que llore sin entender, por la mente piensas en el bebe, en el joven, en todo lo que se refiere a el).

Christopher Lang Arce, joven de 31 años, nació el 14 de octubre de 1978, en San José, Costa Rica, Odontólogo, con una maestría en Endodoncia, aficionado al ciclismo,( con una meta, participar en un ironman, en julio del mismo año en el que tuvo el accidente), casado con Jamie Lizano y dos .hijos Sofía de 7 años y Noah de 10 meses ( esto en el momento del accidente ). Siendo un profesional joven, tenía muy buena aceptación como tal, y en su campo fue exitoso, y recordado como excelente.

Christopher fue un joven de 1.80 mt. delgado, de piel blanca, cabello rubio oscuro, ojos verdes, bien parecido, (recuerden que soy su madre). Chris salía temprano, para andar en bicicleta, nadar o correr, luego regresaba a su casa, para prepararse y salir a su trabajo. Le gustaba ser puntual. Esperaba a sus pacientes y los atendía a la hora que los citaba, no le gustaba hacerlos esperar. Christopher era persistente, las metas que se proponía las alcanzaba, desde niño fue muy alegre y sonriente, el rencor no estaba en su corazón. Era inteligente, estudioso, trabajador ,. disciplinado, y perseverante.

Como madre podría decir que siempre mostro su agradecimiento conmigo como con su papá, desde niño trato de involucrarme en todas sus actividades , tanto en la escuela como en el colegio (o secundaria), en todo lo que debía de participar un padre o una madre de familia él decía mi mamá , mi mamá ella puede ayudar, ella nos acompaña, siempre le gustó que yo compartiera todas las actividades en las que participaba, basketbool, futbool, (eso en tiempo de colegio y universidad) y ya fuera de su época de estudiante le gustaba las carreras de automóviles, y fue así que un año antes de su muerte, había decidido no correr mas y en su última carrera me dijo: mami hoy vas a correr conmigo, yo le dije que no que eso no era para mi ( tengo 56 años) que corriera con su papá, me dijo que no que yo correría con él, (en una carrera de clubes, el pertenecía al club Mitsubishi) corrimos la primera vuelta y casi se me sale el corazón, pero no le dije nada, para no hacerlo sentir mal.

Dimos la segunda vuelta, solo se me ocurrió hablar cuando aparecían las banderillas, verde , amarilla etc. Así llegamos al final y dije que dicha hijo que terminamos, él me dijo:¡ mami pero no te diste cuenta GANAMOS!, él estaba feliz, y porque no , yo también, de haber estado ahí, y ser parte de una experiencia tan especial para él.

Como dije antes perseverante, decidido a alcanzar lo que quería. Cuando estaba en primaria, recuerdo un día sábado, llegó su papá del trabajo, muy cansado, era medio día , después de almorzar Mario, decidió tomar una siesta, y Chris le dijo: papi vamos a dar un paseo (en auto, en Costa Rica decimos, vamos a dar una vuelta) Mario le dijo que no que estaba cansado, volvió Chris a decir vamos papi, y papá dijo: te dije que no, pasaron diez minutos ( más o menos) él vuelve a decir: papi vamos a pasear, y papá dice: no, estoy cansado. Pasa un rato y Chris escribe un papelito que dice: porfa papi vamos a dar una vuelta, él lo colocó al lado de donde Mario descansaba. Cuando el papá ve el papelito, se levanta y dice: este niño va a llegar lejos, por ser tan insistente, los voy a llevar a dar una vuelta.

Un día Chris (de 8 años) salía con su hermano (de 6 años) en bicicleta frente a la casa, jugaban pasando de un lado a otro. Chris siempre fue sin miedo, sin embargo Fred era más cuidadoso, cuando en una vuelta Chris venía muy rápido y no pudo esquivar a su hermano, así que se fue en una zanja con todo y bicicleta, Fred y un amigo con quien estaban jugando, llegaron corriendo a decirme que Chris estaba muerto, que había caído en la zanja.

Yo corrí a ver que había pasado, cuando lo veo salir, lleno de polvo, la camisa con sangre. Lo lleve al baño, para quitar todo el polvo y la sangre, lo bañaba pero no encontraba la herida, hasta que levante el cabello y vi que necesitaba llevarlo al médico. Mientras me vestía, Chris cogió la bicicleta de Fred y siguió andando como si nada ocurriera. Así era mi hijo, lleno de energía, y con ganas de vivir.

A pesar de que Christopher no fue muy hablador , en la última cena de año nuevo, tomó la palabra y como nunca habló, ( es como si supiera que era la última) habló y todos lo escucharon, quería dar gracias por todo lo que había recibido, por los logros obtenidos, por el futuro cercano, como la construcción de la casa que se iniciaba en enero, su trabajo, su vida de familia, el reto que tenía de ser un buen padre, y que supiéramos y quedara claro que el era FELIZ.( esta fue su despedida, sin saberlo).

Christopher, vivió en México, cuando estudiaba para obtener su maestría, y estando ahí se le pego una frase que usaba solo con sus hermanos, “qué onda wey” y otra frase que usaba era “qué chuzo”.

Christopher como dije antes tenía pasión por el deporte, especialmente el ciclismo, pero en algunas ocasiones le gustaba la cocina, muchas veces cuando yo estaba preparando alguna de las comidas y él estaba en casa le encantaba probar lo que se estaba cocinando, y agregarle algún ingrediente, sin preguntar si eso cambiaría lo que yo hacía, simplemente lo hacía, y recuerdo que en algunas ocasiones el cambio era excelente.

Bueno para una madre no es difícil mantener viva su memoria, él siempre está en mi mente, y también en mi corazón, me encanta hablar de él, escucho música que el escuchaba, o veo alguna de sus películas favoritas, u otras en que algún actor se parecía a él. El escribir estas respuestas, a pesar de que al recordar algunas cosas de su vida me provocan lágrimas y mucha nostalgia, por otro lado hacen que mi hijo este vivo, porque el morirá cuando no se recuerde (por lo menos aquí en la tierra), porque el vivirá eternamente.

Toda mi familia se vio afectada emocionalmente, él fue muy querido desde el día en que nació, y así de el para la familia, tanto que tiene fotografías de él con cada uno de sus tíos , y primos. En cada una de las familias cercanas dejó una huella, y todos dicen que sus vidas cambiaron después de su muerte. Casi todos tienen algún recuerdo en alguna situación especial o momento importante de sus vidas, en la que Chris formó parte, y fue así como algunas de las anécdotas vividas por él, especialmente con sus primos, conocí después de su muerte.

Pero con respecto a su esposa y a sus hijos, fue bien difícil, para Jamie la terapia fue muy importante y de gran ayuda, Sofía pasó tiempo en la escuela en la que ella hablaba de su papá como si él no se hubiera marchado. Para Noah es diferente él estaba muy pequeño, sin embargo está en una etapa en la que habla mucho de su papá, un día comenzó a hablar de que él comería mucho para ser muy fuerte como los super héroes y así podría ir al cielo y ver a su papá. En el día del padre llevo a casa la invitación de la actividad que se celebra en el kinder, y entonces Jamie le dijo: a quién quieres que invite de los abuelos, él dijo: a papá, y ella le dijo que no, porque papá está en el cielo y no pode venir, él le dijo: pues mamá llámalo por teléfono, el viene, no Noah él no puede venir, dijo Jaime, el insistió: si tú lo llamas el viene.

Con la muerte de Chris he aprendido, que la vida es corta, que no sabemos cuando partiremos y que debemos estar listos para ese momento, que la muerte ya no es algo en lo que no se piensa, sino todo lo contrario pienso en el día, en el que he de partir. Hoy debo de expresar todo mi amor, mi tiempo y todo lo que puedo dar a mis seres queridos, sin pensar que dejaré de hacer algo para mañana, porque no se si ese día llegará. Debemos vivir hoy, mañana no sabemos si estaremos.

Después de su muerte mi forma de ver la vida fue diferente, no sabía que hacer, supongo que para algunas personas no, pero para mí sus recuerdos son hermosos, por supuestos acompañados de algunas lágrimas pero también de sonrisas, porque hay mucho que recordar, en una ocasión una persona me recomendó, quitar todas las fotografías, música y todo lo que me hiciera recordarlo, lo que me pareció terrible. El que partio era mi hijo, no un extraño, y no quiero olvidarlo, es por eso que accedí a escribir un poco de su vida.

El solo pensar en el tiempo que lo tuve , por mi mente ha paso todo, desde el día en que nació, recuerdo cada momento, sus primeros sus pasos, sus travesuras, el día que entró al kínder, sus tiempos de escuela, colegio y universidad, la partida de casa, primero porque debía hacer un año de servicio social, que lo trabajo en Guanacaste, luego sus dos años y medio en México, cada momento de felicidad, de tristeza, sus fracasos y sus éxitos.

Nacemos y morimos y no lo podemos evitar, no podemos cambiar lo pasado, tal vez podamos hacer algo por el futuro, pero nadie puede hacer o decir nada sobre la muerte de un hijo, si no lo ha vivido. Pensamos en la muerte de nuestros padres, o hasta en la de algún hermano, pero en la de un hijo, eso no, jamás, creemos que ellos nos enterraran, lo vemos como la ley de la vida, los mas viejos morimos primero. No nos imaginamos, ver el nombre de un hijo sobre una lápida.

Después de su muerte estuvimos con la Fundación Aconvivir, Ramón Pendones, en la Asamblea Legislativa para solicitar, que los diputados votaran por 0% de alcohol si se conduce, pero tuve la oportunidad de hablar con uno de los diputados, para que ayudará en nuestra petición, este me dijo que no, que él tenía un hijo y que de vez en cuando salía de fiesta. Eso fue terrible para mí porque, si el hablar con él, que fue de los pocos que nos dieron atención, cuanto menos apoyo nos darían los otros. Y de hecho hace más o menos una semana fue aprobada la nueva ley de tránsito y el límite de alcohol al conducir quedó en 0.5%.

El mundo necesita más humanidad por el prójimo, ser más sensible al dolor ajeno, no esperar a que la desgracia o el dolor toque su puerta para cambiar.

Cada día cuando hago mis oraciones, agradezco por el tiempo que lo tuve, por la oportunidad que se me dio de verlo crecer, educarlo, cuidarlo y amarlo, tengo la esperanza de verlo y estar junto a el un día no muy lejano.

Cuando pasó el accidente llegaron los paramédicos, policía, OIJ, etc. Además que cuando el hombre que atropelló a Chris se dio a la fuga, algunos de los ciclistas que ese día transitaban por esa carretera, decidieron ir tras el culpable del accidente, unos kilómetros adelante había un retén de la policía de tránsito, habían detenido al joven, fue así que llegando a tiempo informaron lo sucedido, rápidamente llegó el abogado, y se pudo dar captura en el momento.

En realidad por el tipo de accidente no se podía hacer nada más. Pero en ese momento, después de su muerte, hubiese deseado que me permitieran estar cerca de él, poder abrazarlo, sentir el calor de su cuerpo, y no a 10 o más metros de donde quedó , hasta que llegaran las personas indicadas para levantar el cuerpo.

Creo que si en Costa Rica hubiesen, ciclovías, carreteras o caminos especiales para los ciclistas, o simplemente para personas que desean hacer algún deporte, se evitarían muchos accidentes.

En algunos lugares del país están intentando hacer ciclovías, pero para aquellos que usan el ciclismo como transporte, no para los que entrenan para competir. Los caminos que se han hecho son pocos y cortos.

Lugares donde puedan entrenar sin ningún peligro

En el transcurso de lo escrito, creo que he respondido esa pregunta. Sin embargo, con respecto a Jamie, la esposa de Chris, ha sido difícil, una mujer sola con dos hijos, con todo lo que se presenta por delante, no es fácil de ver, educar, mantener, responder. Y creo que estas son algunas de las dificultades que ella como esposa vive cada día.

Por supuesto que hay momentos mas difíciles que otros, desde ver simplemente un ciclista, ver en noticias un cuerpo cubierto con una sábana en alguna calle, o comenzar el mes de octubre que es su cumpleaños, o el acercarse la navidad, con todos los recuerdos que esta trae, es suficiente para que las lágrimas corran solas.

Solamente he soñado dos veces, pero otras personas si han soñado con él, me gusta que me cuenten sus sueños, eso me alegra. Es algo así como que lo vieron por ahí.

Siento que mi duelo ha tenido diferentes fases, al principio era como estar en una pesadilla, que quieres despertarte para dejar atrás, luego viene la realidad , te das cuenta que se fue una parte de tu vida , no se puede hacer nada para volver el tiempo atrás o cambiar las cosas. Han pasado dos años y medio y para mí el hablar de Chris, contar algunas de las cosas que vivimos juntos, recuerdos de su niñez . Mis nietos llegaron cuando más los necesitaba, han sido parte de la medicina, para salir adelante.

Creo que para Sofía ha sido más difícil, por todos los recuerdos que ella vivió con él, como lo dije antes para Noah es diferente pues él tenía 10 meses, no se sabe que podía sentir , estaba muy pequeño, sin embargo hoy está en una etapa de su niñez que habla de su papá más que de costumbre, él quiere ir al cielo a verlo. (Supongo, que debe soñar con su papá)

Definitivamente si hay diferencia en el duelo de cada persona. Tal es que después de la muerte de Chris hubo muchas llamadas, y para mis hijos eso era terrible, escuchar el teléfono les era tan molesto, lo menos que querían hacer era responderlo, pero para mi fue totalmente lo contrario, sentí el cariño de la gente, el tiempo que tomo para llamar y lo agradecí muchísimo, hoy en día lo sigo agradeciendo. Por supuesto el tiempo fue pasando y las llamadas fueron disminuyendo. Es aquí donde entendemos que el dolor es nuestro , que la perdida de nuestro hijo solo nosotros lo vivimos, y es para siempre.

Después de lo ocurrido el trato de la gente fue diferente, muy especial, todavía hoy lo siento así.

Como lo comente antes, tuvimos la oportunidad tanto mi esposo, como Jaime y yo de hablar con los señores diputados, pero no sirvió de mucho.

Si la vida de mi hijo puede ser de ejemplo para otros, y hasta para aquellos que no tienen cuidado de tomar y conducir, pueda ser que piensen un poco antes de tomarse ese primer trago. Si, y es por eso que escribo estas líneas.

Nota: Un tiempo atrás, tal vez un año, Chris tenía el presentimiento de su partida, y él lo hizo saber a su hermano, este, sin pensar que de verdad pudiera ser cierto, solo le dijo prepárate. Fue así que Chris tuvo una relación intensa con su hermano menor, tanto que lo involucró en todas las actividades deportivas, a la cual Fred accedió. Ellos participaron juntos en diferentes competencias, especialmente en la “ruta de los conquistadores”. Competencia importante que se da en Costa Rica.

En Youtube. Christopher Lang.mov.
Puede encontrar algunas fotografías.

Doy gracias a Dios por mis hijos, por la oportunidad de tener un hijo como Chris.

s